Nota: En este artículo, hablamos exclusivamente de salarios, dividendos y sus implicaciones (seguridad social, pensiones, etc.) para los residentes fiscales estonios, no para los e-residents, es decir, para personas que deciden establecerse en Estonia. Si quieres más información sobre los salarios y dividendos de los residentes online, visita este enlace.

Muchos e-residents deciden convertirse en residentes del país báltico. Como Estonia es parte de la UE, si eres europeo, convertirte en residente es tan fácil como viajar allí, alquilar un apartamento e ir a la oficina de inmigración para obtener tu residencia física y tu identificación.

Esta tarjeta de identificación es diferente de la e-Residency y, de hecho, en cuanto te conviertas en residente estonio, anularán tu e-Residency.

Si no eres europeo, hay muchas opciones para ti. Una de las más interesantes es el programa Startup Visa de Estonia. Puedes encontrar información actualizada en su web.

A partir del momento en que te conviertas en residente fiscal en Estonia, estarás obligado a pagar tus impuestos en el país. Esto incluye los dividendos y salarios obtenidos de tu empresa estonia.

La buena noticia es que el sistema fiscal estonio es tan bueno para los individuos como para las empresas, es decir, todo es sencillo, sin papeleos y los impuestos y asuntos fiscales son simples y fáciles de entender para todos.

Dividendos para residentes estonios

Si eres residente fiscal en el país báltico, no pagas impuestos personales por los dividendos que recibes. Tu empresa pagará el impuesto de sociedades (20% del bruto), pero no tendrás que pagar más impuestos después.

Veamos un ejemplo. Imagínate que eres residente estonio con una empresa en Estonia. Se distribuyen 10.000 € en dividendos, 8.000 € en tu cuenta bancaria personal y 2.000 € en impuestos. De estos 8.000 € que recibes en tu cuenta bancaria personal, no tendrás que pagar nada extra, ni ahora ni en tu informe fiscal anual.

Salarios e impuestos sobre la renta de los residentes estonios

Estonia también tiene un muy buen régimen fiscal para los salarios. Vamos a verlo.

Ya hemos hablado de impuestos e IVA para los e-residents, pero cuando eres residente fiscal en Estonia es diferente.

Como residente fiscal estonio tienes la obligación de pagar impuestos por todo el salario. Deberás pagar no solo el impuesto sobre la renta, sino también el impuesto social, y asegurarte de que este último cubra el mínimo

solicitados por las autoridades mensualmente (192,72 € a partir de 2021).

Además, ten en cuenta que tienes la obligación de pagar impuestos en Estonia, como individuo, por todos tus ingresos en todo el mundo. Eso significa que si recibes salarios, dividendos o cualquier otro ingreso de fuera de Estonia, también tendrá que informar sobre ello.

Un ejemplo concreto

Veamos un ejemplo específico de un salario. Nos interesan dos puntos principales: cuánto pagará el empleador por un salario bruto, y cuánto terminará en manos del empleado.

A partir de 2021, por un salario bruto de 1.000 €, estos son los números:

Salario bruto 1,000€
Impuesto de sociedades (pagado por el empleador) 330.00€
Desempleo (pagado por el empleador) 8.00€
Coste total para el empleador 1,338.00€
Fondo de pensiones (pagado por el empleado) 20.00€
Desempleo (pagado por el empleado) 16.00€
Impuesto sobre la renta 92.80€
Salario neto 871.20€

Por lo tanto, el coste total para el empleador o la empresa será de 1.338 €, y el empleado recibirá 871,20 € en su cuenta. El empleado no tendrá que pagar ningún impuesto adicional por ese ingreso después.

El impuesto sobre la renta

¿De dónde vienen esos 92,80 €? El impuesto sobre la renta en Estonia es del 20% fijo, pero hay una reducción aplicada a la renta imponible si eres residente fiscal en Estonia. Por un salario mensual de 1000 €, los primeros 500 € están exentos de impuestos.

Así que desde 1000 €, -36 € (pensión + subsidios de desempleo) nos quedarían 964 €. De estos, los primeros 500 € están libres de impuestos, por lo que nos quedan 464*20%, que es 92,80 € en impuesto sobre la renta.

Entonces, ¿cuáles son las normas para esta exención fiscal?

Hasta 500 € al mes, o un total de 6.000 € al año, están sujetos a esta exención de impuestos, pero la cantidad disminuye dependiendo de tus ingresos totales. Para ingresos de más de 25.500 € al año, no hay ninguna exención. Recuerda que debes incluir todos sus ingresos (incluidos tus ingresos globales).

  • Si tus ingresos totales son de hasta 14.400 €, la exención es de 500 € al mes. Ese es el ejemplo que mencionamos anteriormente, suponiendo que el único ingreso de esta persona sea ese salario de 1.000 €.

  • Si tus ingresos totales son superiores a 14.400 pero inferiores a 25.200 €, tu exención anual sería:

6000 – 6000 ÷ 10 800 × (ingresos – 14 400)

Así que si tu salario bruto anual fuera de 18.000 € (1.500 € de salario bruto por mes), tu exención sería:

6000 – 6000 ÷ 10 800 × (18000 – 14 400) = 4000 € al año

Eso significa que cada mes te corresponden 333,33 € exentos de impuestos, y tu impuesto sobre la renta será entonces:

20% x (1500 – 20 – 16 – 333,33) = 226,13 €.

Eso significa que de tu salario bruto de 1500 € recibirás 1237,87 €. No está mal.

Si quieres saber más, aquí puedes encontrar la fuente oficial de la Oficina de la Junta de Impuestos y Aduanas de Estonia (Estonian Tax and Customs Board).

¿Salarios o dividendos?

Puede que ahora te preguntes, qué es mejor para ti si te conviertes en residente estonio: pagarte un salario, repartir dividendos, o ambos, o si necesitas tener asignado un salario.

En primer lugar, tienes que tener en cuenta que ser empleado de tu empresa y recibir un salario no es obligatorio.

Pero, ¿es aconsejable pagarse un salario mensual? Bueno, depende de muchos factores.

Hay principalmente dos aspectos a considerar, el tiempo y la cobertura social:

  • Si necesitas una fuente de ingresos estable y mensual, debes considerar convertirte en empleado de tu empresa. Los dividendos se distribuyen comúnmente una vez al año, después de la presentación del informe financiero. Si, por otro lado, tu empresa está generando una ganancia decente, puedes plantearte distribuir dividendos anuales que cubrirán tus necesidades durante todo el año.
  • Otra consideración importante es la cobertura social. Tu salario, cuando tienes uno, contribuye a su seguridad social (con impuestos sociales), desempleo y fondos de pensiones. Eso significa que si no recibes un salario, no tendrás acceso a la seguridad social. Necesitarás un seguro médico privado.

Tal vez la solución más racional se encuentra en un punto intermedio, es decir, recibir un salario pequeño, suficiente para cubrir tus necesidades de seguridad social, desempleo, pensión, etc., y distribuir dividendos para complementar este salario. Esa también puede ser la mejor solución, en términos de impuestos, ya que puedes beneficiarte de la reducción exenta de impuestos sobre salarios bajos.

Conclusión

El programa de e-Residency está atrayendo a muchos emprendedores a Estonia, pero algunos de ellos se convierten en residentes físicos en el país. Hay muchas razones por las que esta es una buena idea si tienes tu empresa en Estonia. Tallin es una bonita y moderna capital europea con una creciente escena de startups y un ecosistema empresarial bien desarrollado.

En este artículo, te hemos explicado las implicaciones de convertirte en un residente fiscal en Estonia en términos de impuestos individuales, es decir, cómo tus salarios, dividendos y otros ingresos, serían gravados si te conviertes en un residente del país báltico.

¿Podemos ayudarte?

Si decides convertirse en un residente físico estonio, y eventualmente pagar sus impuestos allí, podemos ayudarte a hacer sus informes individuales y cumplir con tus obligaciones fiscales. Contacta con nosotros para saber más.